Martes , 29 Septiembre 2020

500 000 usuarios viajan cada día en buses en Quito

El Municipio maneja un balance tras el reinicio de operaciones del transporte urbano en Quito. La Secretaría de Movilidad registró que desde el miércoles 3 hasta el viernes 5 de junio del 2020 viajaron 1,5 millones de usuarios en buses y articulados.

El número de pasajeros creció conforme avanzaron los días. Pese a esto, la cantidad fue menor en comparación con los 1,2 millones de usuarios diarios que ocupaban el sistema cada día antes de la emergencia sanitaria.

Las operaciones se mantendrán esta semana con los 1 800 buses públicos y 166 unidades de transporte municipal que se había previsto ocupar durante los primeros días del cambio de semáforo de rojo a amarillo.

El secretario de Movilidad, Guillermo Abad, aclaró que las unidades que actualmente están en servicio pueden transportar hasta 600 000 usuarios al día. En caso de sobrepasarse esa cifra, se aumentará la cantidad de buses. Un 55% de la flota total está guardada.

El sector de la transportación busca solventar los problemas que se registraron desde el miércoles 3 de junio. Los choferes se enfrentaron a la aglomeración de usuarios en horas pico y a la casi nula demanda por parte de los pasajeros, en otros momentos del día.

El jueves 4, un bus de la cooperativa Setramas fue retenido cerca de las 10:00 por llevar pasajeros de pie y sentados. El agente de tránsito que grabó el interior de la unidad señalaba que se había irrespetado el distanciamiento de 1,5 metros entre cada persona. Y le recordó al chofer que el aforo permitido se redujo en un 50%.

El 5 de junio del 2020, los choferes de varios autobuses trabajaron en el sector de Carapungo. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Los agentes de tránsito inspeccionaron 840 unidades para verificar que se cumpla con las normas de distanciamiento. Dos conductores fueron sancionados verbalmente.

Para Abad, existe una franja horaria que va desde las 07:30 hasta las 11:00 con mayor demanda. Sin embargo, evita referirse a horas pico y señala que hubo coordinación previa con las empresas y entidades públicas para que segmenten las actividades.

El presidente de la Unión de Operadores de Transporte Urbano, Jorge Yánez, señaló que esto no se respeta. Pone como ejemplo que hubo gente que buscaba “desesperadamente” movilizarse a riesgo de no respetar las medidas de bioseguridad. En dos casos, los choferes tuvieron que apagar sus unidades para exigir a la gente que había ingresado a la fuerza y que estaba de pie que abandonara los buses.

Esta realidad cambia en las tardes y noches. Christian Tobar, conductor de un bus de la cooperativa Victoria, esperó 10 minutos en la parada de La Floresta la noche del jueves 4 de junio. No se subió ninguna persona. “Esto representa pérdidas”.

El presidente de esta compañía, Alcides Collaguazo, dio cifras: ahora operan con la mitad de las 55 unidades que tienen en la flota. Antes, cada una llevaba hasta 900 usuarios al día. Hoy no llegan a los 100. La recaudación cayó de USD 230 a USD 35, en promedio. “Nos alcanza para pagar el diésel”.

Lo mismo ocurre con los buses intercantonales. En las noches no hay usuarios, lamenta José Cando, líder de la Unión de Transportistas del valle de Los Chillos. En sus registros consta que las últimas unidades que salen desde el Playón de La Marín, cerca de las 19:20, lo hacen casi sin pasajeros.

Esta semana los representantes de los transportistas pedirán una reunión con representantes del Municipio para presentar alternativas. Yánez señaló que se debe llegar a un acuerdo para tener la tarifa 0. Es decir, que el Cabildo entregue una compensación económica y que los usuarios no paguen. Caso contrario, dice, se tendrá que pensar en un aumento de la tarifa.

El presidente de la Comisión de Movilidad del Concejo, Santiago Guarderas, dijo que la tarifa cero es un “tema concluido” al no tener la aprobación de 21 concejales. Sin embargo, expresó que se debe buscar “un punto medio” para que los transportistas no registren pérdidas. El edil Omar Cevallos, también de esa mesa, confirmó que no han sido convocados esta semana para tratar posibles modificaciones en las operaciones o en tarifas. Por su parte, los transportistas buscan que la Secretaría de Movilidad presente informes económicos y técnicos que respalden sus pedidos.

Cando indicó que además de los costos de operación se suman inversiones para desinfectar las unidades cada día y para la aplicación de pruebas rápidas a los conductores.

Los contagios son una preocupación. La concejala Andrea Hidalgo tiene un informe del Departamento Médico de la Empresa de Pasajeros en el que se confirma que ocho conductores tienen covid-19.

Desde hoy, 7 de junio, el Municipio aplicará test PCR a choferes del sistema convencional para ver el porcentaje de infectados y se buscará una forma para fumigar desde esta semana las unidades al menos una vez al día.

Siga la fuente

About Super K 1200

Check Also

El cantón Rumiñahui levantó la restricción de movilidad vehicular

Los miembros del COE Municipal de Rumiñahui resolvieron por unanimidad levantar la restricción de movilidad …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *