domingo , 4 diciembre 2022

Mayor concurrencia en cementerios de Quito se prevé para este 2 de noviembre

Desde su natal Tabacundo, Sandra Tituaña llegó el 1 de noviembre del 2021 al cementerio de Calderón para poner flores a la tumba de su hijo, fallecido cuando era un niño, hace 22 años. Le acompañaron sus dos hijos, con quienes se sentó bajo la poca sombra que hubo durante la mañana en ese camposanto de Quito.

A diferencia de los nativos de la parroquia, Sandra cuenta que ellos acuden solo a arreglar la tumba. Luego acompañan durante una hora a su difunto y regresan al cantón Pedro Moncayo. “La tradición de la gente de aquí es traer comida y servirse junto a sus muertos”, contó la madre de familia.

Esa práctica no se observó durante la mañana del lunes 1 de noviembre, ya que hubo poca concurrencia. Quienes asistieron al cementerio de Calderón aprovecharon para hacer cantos y oraciones. Janeth Simbaña fue junto a toda su familia para visitar a 10 personas fallecidas, entre abuelos, padres, tíos y primos.

“Todavía seguimos con el miedo del virus, por eso aprovechamos para venir hoy, porque no hay mucha gente”, dijo.

El de Calderón es uno de los cementerios priorizados en el Plan de Contingencia de la Secretaría de Salud del Municipio. Un médico y una enfermera trabajan en este, en el Parque de los Recuerdos, en el Batán, en San Diego y otros cinco camposantos de Quito.

En el Parque de los Recuerdos, Mónica Redrobán y Margarita Guamán conformaron el personal de salud que vigila el cumplimiento de las medidas de bioseguridad. También promocionaron el nuevo punto de vacunación de la capital, en el Centro Deportivo Metropolitano Iñaquito.

Unas 15 000 tumbas hay en ese cementerio de 5 hectáreas del norte de Quito. Hasta finalizar el feriado, se calcula que asistan alrededor de 30 000 personas, señaló su gerente, Andrés Maldonado.

El aforo permitido es del 60%. Para cumplirlo, Maldonado señaló que contrataron guardias privados para controlar el ingreso. El día de mayor afluencia fue el sábado 30 de octubre, mientras que el domingo 31 y ayer la asistencia bajó. Esperan un nuevo pico este 2 de noviembre.

Tradiciones como las de Calderón también se conservan en Conocoto. Ahí las familias han arreglado las tumbas de sus seres queridos, entre el sábado y ayer, para hacer la tradicional velación durante la noche y la madrugada de este martes 2, Día de los Difuntos. Llevan comida y serenatas a sus muertos y hacen juegos en familia, mientras rezan y recuerdan anécdotas.

De acuerdo con las disposiciones del COE nacional, cada familia debe permanecer máximo 30 minutos dentro de los cementerios. Los visitantes consideran que la poca afluencia permitió visitar a sus difuntos de forma ordenada.

En el Parque de los Recuerdos, Patricio Guamán, de Los Chillos, y Carlos Pallo, de La Ferroviaria, coinciden en que antes de la pandemia había aglomeraciones. “Esta vez hay espacio para parquear. El feriado largo ayuda porque las personas vienen en diferentes días”, dijo Pallo.

En los alrededores de los cementerios, la Policía Nacional y la Metropolitana colaboraron con el control del tránsito y la logística. Por ejemplo en la calle De las Buganvillas, en el norte, se cerró el paso para los vehículos. En esta vía se encuentra uno de los accesos al camposanto de El Batán.


Siga la fuente

About Super K 1200

Check Also

Fuerte congestión vehicular en la Av. General Rumiñahui

En el sector de El Triángulo y el puente del Geovanny Farina, por trabajos que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.